CONTACTARSE

ISBN

COMO OBTENER EL ISBN

Como es de su conocimiento, el 2006 es la última etapa, de transición, en que las Agencias Nacionales de ISBN continuarán asignando ISBNs de 10 dígitos, a la vez que comenzarán el proceso de conversión al formato de 13 dígitos (con prefijo 978). Por su parte, los diferentes sectores vinculados con el comercio de libros tendrán que adaptar sus sistemas a la nueva estructura numérica recién el 1 de enero del 2007, fecha en que entrará en vigencia.
El nuevo ISBN consta de 13 dígitos: el prefijo de 3 dígitos, que identifica el sector del libro (actualmente, 978), seguido del número central de 9 dígitos, y el dígito de comprobación, que valida la integridad interna de todo el número. Como tal, será idéntico al código EAN «Bookland» de 13 dígitos que ya aparece en el código de barras impreso de la contratapa del libro.
Después de enero del 2007, el sector del libro podrá usar el prefijo adicional del EAN («979»), cuando las agencias del ISBN hayan agotado los prefijos ya asignados por la Agencia Internacional de ISBN y que son los que hoy se encuentran en uso. Por tal razón es previsible que una agencia pueda emitir algunos números ISBN con el prefijo 978 y otros con el prefijo 979.
La Agencia Argentina de ISBN comenzó a asignar esta doble numeración a partir del 9 de enero, otorgando a cada solicitud el número de ISBN de 10 dígitos y el de 13 dígitos, de la siguiente manera:

ISBN-10: 950-9394-44-0

ISBN-13: 978-950-9394-44-5

Ambos números deberán figurar en la página de legales. De esta manera, el ISBN 10 podrá eliminarse en las reimpresiones proyectadas para fecha posterior a enero de 2007, con costos mínimos para el editor, además de facilitar a las librerías, distribuidoras y bibliotecas el ingreso o búsqueda de su material.
A partir del 16 de enero, todos los títulos registrados en Librosar, desde el inicio del sistema ISBN en Argentina, tendrán esta doble numeración, que se encontrará en el resultado de las búsquedas que se realicen y en los datos de cada registro.
Al respecto, es importante destacar que todos los editores deben convertir sus ISBNs de 10 a 13 dígitos, incluidos los agotados y descatalogados, antes de enero de 2007. Esta reconversión retrospectiva será realizada por la Agencia Argentina de ISBN y cada editorial podrá ingresar en Librosar para generar, desde su escritorio de trabajo, a través de la opción de menú “Administración ISBN”, listados de conversión de los títulos ya registrados en el sistema, los que podrán ser exportados a planillas de Excel.
La doble asignación de ISBNs implicará cambios para la presentación de las solicitudes. A partir del 16 de enero, la modalidad de registro será la siguiente:
Presentación de solicitudes en forma personal. Las fichas se recibirán en original y duplicado, en el que constará la recepción del trámite.
Abonado el arancel correspondiente, el número de ISBN será enviado en el plazo de 24 o 72 horas hábiles por correo electrónico (a la dirección de mail indicada en el formulario), junto con el archivo conteniendo la catalogación en fuente.
El comprobante definitivo del registro se obtendrá a través de Librosar (www.librosar.com.ar), una vez que el libro haya sido ingresado en el sistema.
Presentación de solicitudes a través de Librosar. El sistema estará preparado para asignar y notificar ambos números en forma automática, una vez que se haya realizado el pago del registro (cuyo comprobante deberá enviarse por fax o mail) o si se dispone de fondos en la cuenta corriente de la editorial. Esta forma de registro, además de ofrecer un descuento del 10% en los trámites que se realicen, permitirá recibir tanto el número de ISBN como el código de barras en el momento de la asignación.
Si desea obtener mayor información, le agradeceremos dirigirse a: registrolibros@editores.org.ar

Ahora Usted no tiene excusas para publicar su libro

creativa tiene una amplia experiencia en el diseño e impresión de libros. Autores misioneros, instituciones de la región como el INTA, la Universidad Nacional de Misiones y el Consulado Alemán, entre otros, nos confían la publicación de sus libros.

Aspectos a tener en cuenta por los autores antes de publicar su libro

Al efectuar la contratación agradeceremos nos indique a que segmento está dirigido el libro [cuentos para niños, novelas, poesías, etc.], de esta manera el diseñador elegirá el diseño más conveniente destinado a sus potenciales lectores.

Consulte siempre con el diseñador encargado de realizar su libro, o expóngale sus inquietudes, siempre serán evacuadas sus dudas y plasmadas sus sugerencias. Para los textos lo más indicado en un documento Microsoft Word ®.

Adjunte una impresión cómo desea su trabajo, pero en el archivo que nos traiga, trate en lo posible evitar darle formato [de diseño], como los cuerpos tipográficos [el tamaño de la letra]. Sí coloque las negritas o itálicas que considere.

En lo posible elija la tipografía Times New Roman. No coloque tabulados ni sangrías al comienzo de cada párrafo. Antes de entregar el documento trate de efectuar todas las correcciones [de orden, ortográfica, etc.]. Si su libro contiene fotografías en su interior adjúntelas al encargar el trabajo, por sobre todo recuerde que las fotografías de internet no pueden ser utilizadas en gráfica [se observan muy bien en la pantalla de la computadora, pero no son útiles a la hora de imprimirlas debido a su baja calidad].

Los pie de página, referencias, sitas bibliográficas y las notas al traer el documento de texto colóquelas al final del documento. Indique si se desea que estas indicaciones estén en la página correspondiente o agrupadas al final del libro con su correspondiente título.

Para la tapa evite los títulos muy largos y la multiplicidad de fotografías [salvo que la temática así lo requiera], recuerde que tantas terminan "confundiendo" al ojo y percibiéndose como una mancha [elija preferentemente una o dos a lo sumo], recuerde adjuntar una fotografía suya en caso que en la contratapa vaya texto con su currículum u otro tipo de texto que haga referencia a usted.

Se le entregará un ejemplar [exactamente igual al que se imprimirá], en él efectúe todas las correcciones necesarias, para ello, realícelas preferentemente con un bolígrafo de color rojo, y siguiendo los siguientes parámetros:

Si usted acentúa una palabra a la cual le faltaba el acento piense que si lo marca sobre la letra correspondiente [únicamente], pasará inadvertido a la hora de efectuar las correcciones, por ello le sugerimos indicar el acento y al margen de la línea donde se encuentra el error marque una cruz bien visible.

Aplique el mismo criterio para otros errores de ortografía, pero en otros casos indique en el margen la palabra completa.

Al hacer referencia a algún cambio de orden, guíese por el foliado del libro que se le entregó [tal capítulo que está en tal página debe ubicarse en la página tal], indicándolo al margen del título o párrafo en cuestión.

Para ampliar un poco más le invitamos a leer distintos aspectos que componen la publicación de un libro.

El Libro

Desde el Renacimiento hasta la actualidad, muchos han sido los avances en el tema editorial, comenzando por la existencia de libros manuscritos producidos uno a uno por los famosos copistas sobre distintos materiales, como ser: arcilla, madera, seda, vitela, papiro, etc.

Las limitaciones de su reproducción hacían que estos ejemplares sólo fueran adquiridos por unos pocos.

A partir de la invención de la imprenta, se produjo una revolución y el alcance del libro fue mayor debido a la evolución en la rapidez de la reproducción.

En el Renacimiento, el libro fue el principal difusor de la cultura occidental, es decir que adquiere alcances populares. Comienza a ser un bien de consumo reproducido en forma seriada y mecánica.

El libro existe en función de un contexto social y, en mayor medida, está en relación con un proceso de civilización permanente. Hoy no es el único difusor de la cultura y está inmerso en una sociedad de consumo visual donde el video, la TV, el cine, lo superan en la velocidad de transmisión.

Esto no quiere decir que su contenido haya perdido la gran capacidad de reflexión que nos permite elaborar imágenes de una manera totalmente personal.

Se diferencia así de los medios de comunicación antes mencionados donde la imagen, acompañada del color, los efectos especiales, sonidos, aparece servida a los ojos del espectador. Inmerso en este contexto, el libro debe desarrollar su imagen para no perder su importancia y quedar entonces relegado. Varios son, entonces, los puntos a tener en cuenta para el desarrollo de diseño del libro:

Conceptos generales y convencionales

La condición necesaria e indispensable para el diseño de un libro es el conocimiento y análisis de su contenido.

Por lo tanto el diseño comenzará del interior hacia el exterior según una idea global y totalizadora que los haga funcionar como un todo coherente.

La estructuración del campo visual en el libro es secuencial según el recorrido de las páginas, que en nuestra cultura se da de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo.

Diagramación

A partir de esta convención surge en forma inmediata la necesidad de organizar su contenido según formas comunicantes y convincentes a través de la diagramación, sin dejar de lado los valores estéticos y retóricos según el caso.

Los elementos que participan del contenido son básicamente: el texto (tipografía), la imagen (fotografía, ilustración, etc.) y el campo visual (formato de la página).

Estas tres unidades no pueden funcionar independientemente, sino relacionándose unas con otras, logrando así infinidad de variables en los resultados.

Legibilidad Tipográfica

La puesta en página de texto e imagen debe presentar fundamentalmente comodidad en la legibilidad para el lector. El grado óptimo de legibilidad se da cuando el contraste entre tipografía y fondo es máximo, es decir, blanco sobre negro o viceversa.

Teniendo en cuenta este criterio y las posibles variantes en las necesidades de la comunicación, se podrán buscar formas alternativas y hasta transgresoras.

Ahora bien, una vez determinada la familia tipográfica a utilizar para el texto y sus variables (cuerpo, tono, inclinación, etc.), se buscará el interlineado que mejor se adapte a la lectura teniendo en cuenta que la cantidad de palabras promedio por línea no debe superar las diez ni ser inferior a siete.

En relación con interlineado se puede decir, por simple comparación, que las líneas demasiado próximas entre sí perjudican la velocidad de lectura puesto que entran al mismo tiempo en el campo óptico el renglón superior e inferior.

Lo mismo puede decirse del interlineado excesivo, ya que al lector le cuesta encontrar la unión con la línea siguiente.

Imagen

La imagen puede ser abordada de diferentes maneras, ya sea ésta una fotografía o una ilustración.

Puede abarcar, por ejemplo, toda la superficie de la página hasta el corte, tener un encuadre ubicado convenientemente en relación con el texto, estar con algunos de sus lados al corte, calada, a modo de viñeta, etc.

Caja Tipográfica

El sector impreso en todas y cada una de las páginas estará determinado por un límite virtual llamado caja tipográfica, que dará lugar a cuatro márgenes: superior, inferior, lateral izquierdo y derecho.

La dimensión de los márgenes se hará según el criterio de equilibrio más acorde al caso en cuestión. El margen respecto al lomo debe dimensionarse de manera que no perjudique la lectura.

Para la elección de la medida de dicho margen hay que tener en cuenta el tipo de encuadernación, ya que según la variante, permitirá mayor o menor apertura de las páginas.

En cuanto a los márgenes superior e inferior, deben permitir la ubicación del cabezal, pie de página y folio.

Retícula o grilla

Con la retícula, el campo visual dentro de la caja tipográfica puede subdividirse en campos o espacios más reducidos a modo de reja.

Los campos o espacios pueden tener las mismas dimensiones o no. La altura de los campos corresponde a un número determinado de líneas de texto; su ancho estará determinado según el cuerpo de la tipografía. Las dimensiones de altura y ancho se indican con una misma medida tipográfica, ya sea la pica o el cícero.

Los campos se separan uno de otro por un espacio intermedio, con el objeto de que las imágenes no se toquen y que se conserve la legibilidad.

La distancia vertical entre los campos es de una, dos o más líneas; la distancia horizontal está en función del tamaño de los tipos de letra y de las ilustraciones principales secciones del libro.

Tapa

Formal y conceptualmente debe estar ligada con el interior del libro y comunicar en uno o varios sentidos su contenido. Se deberá incluir en ella el título de la obra, autor y la identificación gráfica de la editorial.

En su composición puede incorporar además algún tipo de imagen.

Páginas de guarda

Son las páginas que aparecen al abrir la tapa del libro que sólo en las ediciones de tapa dura. Sobre ellas suele imprimirse un motivo a modo decorativo.

Portadilla

Contiene el título y a veces el nombre del autor. Corresponde siempre a página impar.

Portada

Contiene la misma información literal de la tapa; corresponde siempre a página impar.

Créditos

Contienen datos específicos de la edición: año y número de la misma, nombres de los colaboradores (diseñador, fotógrafo, ilustrador, etc.), Copyright (derechos reservados al autor y editor) e ISBN (International Standard Book Numbers), que corresponde al código numérico del país de edición, editorial y temática del libro.

Índice

En el supuesto caso de tratarse más de un tema existirá la necesidad de poder ubicarlo. Para esto se establecerá un índice al principio o al final del texto principal.

Texto principal

Estará compuesto en la tipografía elegida, y según la elección del cuerpo, interlineado y característica de la caja tipográfica variará su longitud.

Se alternarán texto e imagen en la medida de considerarse conveniente.

En relación con la tipografía podrá hacerse uso de más de una familia o de variaciones dentro de una misma familia para poder diferenciar entre títulos, subtítulos, epígrafes, citas, notas, etc.

Cabezal

Es la indicación del nombre de la obra, autor, capítulo o fragmento ubicado en la parte superior de cada página correspondiente al texto principal y no siempre se utiliza.

Pie de página

Es la ubicación habitual del folio y de las notas y citas correspondientes al texto principal.

Folio

Es la indicación de la numeración en cada una de las páginas.

Para la numeración se considera a partir de la portada en adelante.

No se folian las páginas fuera del texto principal ni las blancas.

Biografía del autor

Se la puede ubicar en las solapas, si las hubiera, o en la contratapa.

Colofón o pie de imprenta

Son los datos que informan de los participantes de esa edición, imprentas, fotocromistas, componedores de textos, el papel utilizado, las tipografías seleccionadas y la fecha y lugar en que terminó de imprimirse. Se ubica al final del libro en página par o impar.

Lomo

Corresponde al canto del libro, cuyo espesor variará de acuerdo con la cantidad de páginas, gramaje de papel y tipo de encuadernación, abrochado, cosido a hilo, encolado. Se ubican los datos correspondientes al título, autor de la obra y editorial. Puede tener una lectura de abajo hacia arriba o viceversa.

Contratapa

No tiene un uso predeterminado. En las novelas se utiliza como resumen del texto principal o, en ciertos casos, para ubicar la biografía del autor. También, como continuación del concepto predominante de tapa.

El papel

Existe en la actualidad una extensa gama de papeles que varían en gramaje, textura y color. La elección en este aspecto se hará según la calidad y el tipo de edición. En cuanto al formato de los pliegos, puede decirse que los más usados comúnmente son: 65 x 95 cm, 74 x 110 cm y 82 x 118cm.

El diseñador elegirá el formato de pliego más conveniente para evitar su desperdicio, según el tamaño de la página del libro a diagramar.

Se deberán tener en cuenta márgenes de seguridad para el refilado final, como también por defectos en la medida original del pliego.

Además se considerarán un par de centímetros en el lado más ancho del pliego, ya que es el espacio reservado para la toma del papel por parte de las pinzas de la máquina.

Arriba